Si eres amante de las plantas pero su cuidado no se te da demasiado bien o no tienes tiempo, te proponemos 5 plantas ideales para interiores que requieren poca luz y mantenimiento.

¡Ya no tienes excusa para disfrutar de la naturaleza dentro de tu hogar!

Ficus Lyrata

El ficus Lyrata, que también podrás encontrar con el nombre de higuera lira o higuera hojas de violín, es una planta de interior perfecta, sobre todo si los techos de vuestra vivienda son altos.

Es una planta que puede alcanzar varios metros de altura y que solo requiere luz media. Agregará calidez y el toque perfecto de la naturaleza a cualquier estilo, boho chic, ecléctico, contemporáneo o de transición.

Ficus trenzado

El ficus trenzado, también conocido como higo llorón, es un árbol perfecto para el interior del hogar. El espacio ideal para situarlo es junto a una ventana que reciba luz solar abundante pero indirecta, y si está orientada al norte mucho mejor. Requiere de poco agua, con regarla cada 4-7 días será suficiente.

Sansevieria

Si deseas una planta resistente, que no necesite mucha agua y se adapte bien a cualquier entorno, te recomendamos la Sansevieria, también conocida como “Planta de Serpiente” o “Lengua de Suegra”. Es una planta que no necesita mucha luz y tan solo hay que regarla ocasionalmente, cuanto la tierra está seca.

Otro motivo para elegirla es que absorbe los óxidos de nitrógeno y el formaldehído del aire, purificando la calidad del aire de tu vivienda.

Cactus

Una de las plantas más versátiles para nuestros interiores es el cactus. Su resistencia y su capacidad de purificar el aire, hacen de él una planta perfecta para cualquier estancia.

No necesitan luz solar directa y solo debes regarlos una vez a la semana.

Filodendro (Philodendron)

El filodendro es una exuberante planta tropical, ideal para situarla en espacios luminosos, pero cuidando que la luz sobre ella sea indirecta (si recibe demasiada luz solar sus hojas se volverás amarillas) Su vivo color proporciona una bonita explosión de verde en cualquier estancia. A pesar de su belleza, no recomendamos su elección si tienes mascotas o niños pequeños. El filodendro contiene cristales de oxalato de calcio, tóxicos para personas y animales, siendo sus efectos muy graves en perros y gatos, pudiendo provocarles dolor, convulsiones, espasmos e incluso hinchazón. Los efectos de ingesta en humanos son hinchazón de boca y tracto digestivo y dermatitis.